Islas Martín García y Timoteo Domínguez


Las islas Martín García, de jurisdicción argentina, y Timoteo Domínguez, uruguaya, forman parte de un bloque morfológicamente heterogéno en el Río de la Plata, sobre el cual se definirá la frontera terrestre entre los dos países, que comparten la administración de este curso de agua.

Isla Martín García

A través del Tratado del Río de la Plata y su Frente Marítimo, Argentina y Uruguay definieron que esta isla se está en jurisdicción de la provincia de Buenos Aires y que en ella se localizaría la sede oficial de la Comisión Administradora del Río de la Plata. Su ubicación es más próxima a la costa oriental, de la que la separa el denominado Canal del Infierno, que apenas supera los 3 kilómetros de ancho.

El mismo acuerdo binacional le reconoce a este territorio el carácter de reserva natural, obligando a preservar su flora y fauna según impone ese estatus técnico y legal. Aunque hoy está plagada de especies exóticas, introducidas artificialmente, que alteraron el hábitat original.

Aquellas definiciones están consignadas en los artículos 63 (sede), 45 y 46 (reserva natural) del Tratado, que zanjó controversias planteadas hasta ese momento por la jurisdicción de las aguas.

Al norte se localiza la formación aluvional, Timoteo Domínguez, que paulatinamente se anexó a la roca granítica. Al sur está la isla Oyarbide, también de conformación sedimentaria.

Fue descubierta en 1516 por Juan Díaz de Solís, hallazgo terrestre en el medio del denominado Mar Dulce. El nombre se debe al despensero de una de las embarcaciones que arribaron a la isla y de las que desembarcaron algunos marineros, muertos en manos de los aborígenes que habitaban estas tierras. Hay una discusión científica abierta acerca del grupo al que pertenecían, pero no dudas sobre la existencia de pueblos originarios: en 1917 se descubrió un cementerio indígena, cerca de Puerto Viejo.

Por su valor estratégico fue objeto de disputa entre los colonizadores portugueses y españoles, hasta que en 1762 éstos la recuperan definitivamente. A partir de su descubrimiento pasaron dos siglos hasta que los conquistadores retornaron para afincarse. A mediados del siglo XVIII los españoles comenzaron a utilizarla como presidio, guarnición, cantera y lazareto, simultáneamente.

Ese fue el punto de partida de una historia compleja, rica y controvertida que transformó a ese codiciado apéndice de granito en una reserva verde, capitaneada por una pequeña localidad con monumentos testigos de ese devenir.

Con una vida estimada de 1800 años, es un emergente del macizo de Brasilia, a semejanza de las bonaerenses sierras de Tandil. Se trata de un peñón granítico constituido de material cristalino, mica, faldespato y cuarzo, a los 34 grados, 11 minutos y 09 segundos de latitud sur.

Tiene una superficie aproximada de 168 hectáreas y una población estable de unos 180 habitantes, muy inferior a la que habitó la isla hasta hace pocas décadas, cuando era base de la Armada argentina.

Isla Timoteo Domínguez

Es una isla de origen aluvional que comenzó a insinuarse en 1960 y logró consolidarse en 2003. Con su crecimiento paulatino fue arrimándose a la ribera norte de Martín García hasta unirse a ella como una masa de tamaño similar.

El Río de la Plata, alimentado por los ríos Paraná y Uruguay, lleva en sus aguas gran cantidad de sedimentos que se van depositando sobre su lecho formando bancos de arena y limo. Este fenómeno se produce principalmente por la desaceleración de las aguas de los ríos afluentes al ingresar al ancho Río de la Plata.

La Timoteo Domínguez es una formación propiciada, básicamente, por la acumulación de arena proveniente del Río Uruguay.

Entre los años 1803 y 1805 el Teniente de Fragata Don Andrés Oyarvide, piloto y cartógrafo español de la Expedición Cevallos, realiza el primer relevamiento formal del Río de la Plata. Esta carta fue la base utilizada por Don José Murature, jefe de la escuadra de la República Argentina, quien efectuó algunas correcciones y publicó en 1875 la primer carta esférica que describía con gran exactitud costas, bancos e islas.

Eso ocurrió un siglo y medio antes de que se esbozaran las primeras acumulaciones de una isla con tramos de bellas playas de arena blanca.

La Timoteo Domínguez debe su nombre a un militar uruguayo que a fines del siglo XVIII resistió ceder el pretendido el control de Martín García a la provincia de Buenos Aires, uno de los ítems de la controversia por el dominio del Plata, zanjada definitivamente con el Tratado de 1974.




Demarcación

De cantera a remozado lugar turístico