La CARP gestiona acuerdos de cooperación técnica con universidades públicas de Uruguay y Argentina

 Monitoreo de sedimentos del Programa de Gestión Ambiental del Canal Martín García

La Comisión Administradora del Río de la Plata inició las gestiones para cerrar acuerdos de cooperación técnica con la Universidad de la República (Uruguay) y la Universidad de Buenos Aires (Argentina) con miras a profundizar el conocimiento del curso de agua cuya gestión comparten ambos países.

Autoridades de la CARP comenzaron a analizar durante diciembre en Montevideo los términos del convenio en ciernes con delegados de la casa de estudio uruguaya (UdelaR) y en enero hicieron lo propio en Buenos Aires con profesionales de la UBA.

El propósito de las gestiones es establecer un sistema de cooperación permanente para realizar estudios sobre el Río de la Plata en el marco del Programa de Gestión Ambiental del Canal Martín García diseñado por la Comisión, que tiene el mandato legal de preservar el medio y prevenir la contaminación.

En su carácter de organismo binacional, la CARP está obligada a esa tarea de custodia, según prevé el Tratado del Río de la Plata y su Frente Marítimo, firmado en 1973.

Al asumir la responsabilidad directa y gestión conjunta de las actividades del dragado del Canal, se lograron importantes avances en esta materia, con el fortalecimiento de los cuerpos técnicos y la consolidación de una agenda de actividades.

La misión de promover una gestión ambientalmente sostenible y preservar los recursos del rio orienta las tareas de dragado y balizamiento, labores monitoreadas de modo permanente con subprogramas que permiten evaluar la calidad del agua, el material de dragado y la gestión de residuos. También incluye medidas de seguridad laboral y ocupacional, manejo de instalaciones en tierra y la capacitación y educación ambiental.

El PGA permite identificar contingencias y proveer una guía de buenas prácticas para evitar eventos no deseados, asegura la correcta gestión de residuos líquidos y sólidos que generen las embarcaciones.

Este proceso de largo plazo obliga a la actualización permanente de información, para los cual el trabajo conjunto con especialistas de ambas universidades resulta de gran valor.